English
Inicio
El Criadero
Afijo del bolanio
El perro de aguas español
Fotos
Camadas
El standard
Propietarios
arabial.com
       
De cómo se pasa de ser propietario y amante de una raza de perros a ser criador es todo un mundo, en el que cada uno tiene una experiencia y trayectoria que contar, pero lo que sí tengo claro es que lo que te lleva a dar ese paso no es, ni debe ser, el puro interés económico o el considerar que lo que uno tiene entre manos son "simples animales". Cuando se ha criado y convivido con un Perro de Agua Español se alcanza a valorar el sentido de la frase "el perro es el
mejor amigo del hombre", y es cuando uno empieza a considerar los valores tanto físicos como psicológicos de este "animal", que a veces tiene más rasgos de humanidad que muchas personas; es en ese momento en el que se empieza a valorar la posibilidad, si te lo puedes permitir, de mejorar o más bien aportar algo a una raza de perros que no tiene igual ni comparación en el mundo
  
 
  
INICIO
De siempre me había fascinado el mundo de los perros pero no tenía por decidir mi raza. Recuerdo en mi niñez cuando visitaba al abuelo y tío de mi mujer, que eran pastores, a un perro lanudo de color negro y por supuesto siendo negro su nombre no podía ser otro que "Moro". Recuerdo que ellos me decían que era sus pies y sus manos; desde aquellos momentos sentí una enorme curiosidad por "Moro" y al cabo del tiempo ojeaba todos los libros de perros que podía para ver si encontraba algo de él, pero para mi sorpresa no encontré nada y de este modo fue aumentando mi curiosidad.
  
Empecé a fijarme más en los pastores y gente del campo y pude observar la variedad de colores y lo inteligente de la raza, hablando con ellos; desde ese momento pensé que era mi perro ideal. Así pasaron los años hasta que por fín hablé con un amigo, "Paco", y él me dijo que me podía recoger en la finca "La Fantasía", un ejemplar de este tipo de perro.
De esta manera llega a mis manos una bolita de lanas blancas al que unas amigas le pusieron de nombre "Topacio". Yo estaba como loco con mi perrita y cuando al tiempo salió el celo la cubrí con un perro que me había impresionado, llamado "Imperio". Cuando nació la camada eran seis, y yo me quedé con un cachorrito chocolate al que le puse de nombre "Alamo". Esa camada, por ser mi primera y no tener mucha experiencia me la tramitó un gran amigo, "Pepe", y es por eso por lo que mi "Alamo" lleva el afijo "de los Cadetes", propiedad de mis buenos amigos "Pepe y Vicente".
  
Email