English
Inicio
El Criadero
Afijo del bolanio
El perro de aguas español
Fotos
Camadas
El standard
Propietarios
arabial.com
       

EL PERRO DE AGUA ESPAÑOL

El Perro de Agua Español es un ejemplo de multifuncionalidad. Su vínculo al trabajo en compañía del hombre le viene dado desde sus orígenes. Distintos han sido sus quehaceres, que aún hoy en día, siguen viéndose ejemplares al pie del monte y de los campos abiertos en sus tareas pastoriles como perros de carea; en las marismas, como cobradores o retrievers de acuáticas; en las costas andaluzas o cantábricas, embarcándose en naves, auxiliando en diversas tareas de pesca; con hombres que generación tras generación se han dejado acompañar por este perro.

Gracias a una ardua labor, donde prima la dedicación y la afición de sus criadores, unido a una constante tarea de fomento y proyección hacia la sociedad, el Perro de Agua Español se ha convertido en relativamente poco tiempo en la estrella de las razas caninas autóctonas de España.

1. ORÍGENES Y EVOLUCIÓN:

Probablemente nos encontramos ante el perro de agua más arcaico de todos cuantos existen. con respecto a las teorías que se manejan en cuanto a sus orígenes, ninguna consolida en datos puntuales sus argumentos y constituyen, por tanto, meras conjeturas que deberán ser desveladas o ratificadas por hallazgos arqueológicos o documentos escritos que testimonien su existencia.

En el caso del Perro de Agua Español, podemos encontrar hipótesis de todo tipo, desde la que le hace ser el descendiente directo de un supuesto antiquísimo perro de agua de la Península Ibérica, hasta la que pretende situar al Barbet (perro de agua francés) a la cabeza del origen de todos los perros de agua europeos.

La principal hipótesis que manejamos nosotros para discernir el origen de este perro tiene una marcada influencia histórica y se remonta a la época en que los Bereberes o árabes del norte de Africa arribaron a las costas del Sur peninsular, suponéndose que fueron ellos los que trajeron a Europa un perro que es conocido en la historia cinológica con el nombre de Gran Perro de Agua y que parece ser es el ascendiente directo del Caniche.

George Leclerc, Conde de Buffon, naturalista y escritor francés del S. XVIII, en su obra "Historia Natural", menciona al perro de agua y le da un orirgen posiblemente africano, refiriéndose a un antiguo perro de agua que utilizaban las tribus del Norte de Africa para la caza en zonas acuáticas. Nos lo describe como un perro de pelo rizado, tamaño medio y fuerte complexión; ilustra esta descripción a través de un grabado donde podemos observar un perro que se asemeja considerablemente a nuestro perro, de aspecto rústico y arcaico. Este autor afirma también que el pequeño Barbet, que despue´s daría lugar al Caniche, driva del cruce de un "Espagneut", considerándose, por tanto, la existencia de un perro de agua originario de España, que daría lugar al caniche.

Entre quienes también afirman su origen norteafricano está la francesa Gran, presidenta del Club Francés del Caniche y autora de un libro al respecto; quien durante las investigaciones necesarias

para su obra, encuentra datos concluyentes que le llevan hasta Andalucía y llega a decir: "los perros de agua tuvieron su origen en la invasión de los árabes de la Península Ibérica".

Como teoría curiosa y explicativa de la denominación "turco" de este perro, la que plantean Flores y otros que, aunque defienden la existencia de referencias desde el siglo X y refieren la posibilidad de su llegada con la dominación musulmana de la Península Ibérica, también consideran la posibilidad de que se inrodujeran a finales del siglo XVIII y principios del XIX, procedentes de Turquía y a través de barcos de esta nacionalidad que se dedicaban al transporte de ovejas merinas españolas a Australia, demostrando este perro una gran utilidad en el manejo del ganado.

El por qué de la existencia de esta casta de perros que habitaba la Península Ibérica, y que a pesar de la invasión de razas caninas extranjeras se encontraba siempre en una considerable pureza y manteniendo casi por arte de magia una población más o menos estable, su razón de existir y por qué se puso empeño en que esta raza no se extinguiera, o por lo menos se conservara lo más pura posible, es por su increible capacidad de trabajo. Es, por tanto, el Perro de Agua Español una raza seleccionada por su funcionalidad, por su inteligencia y como punto de apoyo secundario en el distintivo racial más relevante de este perro, su pelaje. Los pensamientos de los que criban perros de agua no iban encaminados a a una imagen internacional de la raza, sino a una obtención de perros que dieran en la comarca donde iban a trabajar los mejores resultados.

La preservación hasta nuestros días de los caracteres genéticos del Perro de Agua Español, sin prácticamente ninguna merma de los mismos, ha sido gracias a su versatilidad. El Perro de Agua Español ha cumplido tradicionalmente con gran eficacia labores de pastoreo, tanto de cabras como de ovejas, en Andalucía y parte de Extremadura; perro cobrador y levantador de caza en todas las marismas de la península, principalmente en el Sur; y perro auxiliar en las labores de marinería, destacándose en este trabajo en dos núcles importantes, uno en el Norte, con agrupaciones en el litoral cántabro-astur y País Vasco, y otro en el litoral andaluz; acompañando tradicionalmente a los pescadores de ambos sitios para auxiliarles en las labores de pesca.

  
Email