English
Inicio
El Criadero
Afijo del bolanio
El perro de aguas español
Fotos
Camadas
El standard
Propietarios
arabial.com

2. CARACTERIZACIÓN DE LA RAZA:

Perro de finísima inteligencia, dotado naturalmente de condiciones innatas que le hacen llegar a ser casi un perro de circo. El hombre que se ha valido de ellos, ha tenido en cuenta sobre todo su salud, su equilibrio en el carácter, la facilidad y aprendizaje de forma natural en las condiciones de su trabajo y sobre la base de estos parámetros se ha mantenido esta raza, que es también de una rusticidad y capacidad de adaptación enormes, ya que se adapta con mucha facilidad tanto a los
  

climas fríos y húmedos del Norte, como a los calurosos del Sur de la Península. De ahí que en el inicio de formalización de la raza se pudiera observar que todos los núcleos pobla-
  

cionales presentaban tres principales características comunes: una tipicidad común, una calidad de pelo lanoso idéntica en todas las agrupaciones y una capacidad de trabajo sorprendente.
  

Una buena y correcta selección le han preservado durante años de cruces que mestizaran sus caracteres, observándose actualmente una población numerosa, homogénea y en un estado de pureza racial asombroso. Sin duda, sobre esta raza, ha existido un control estricto, con cruces de igual a igual entre individuos de la misma raza, con tendencia espontánea a perpetuar de generación en generación el tipo y, seguramente, lo que resultaba de vital importancia para sus propietarios, la transmisión de unas extraordinarias cualidades para el laboreo.

Debido a esta mentalidad inconsciente encontramos un perro que presenta una morfología adecuada y unas actitudes variadas para el desarrollo de las distintas tareas que se esperan de él, dentro de un medio y un entorno duro al que se ha adaptado con gran facilidad.

Es un perro que en el Sur desarrolla tareas de pastoreo o carea con gran eficacia, resultando un valioso ayudante para el hombre. Esta podría decirse que ha sido su actividad principal desde hace muchos años, por lo que ha sido y aún hoy sigue siendo imágen consustancial de los campos donde pastan el cabrío y bovino de Andalucía y zonas de Extremadura. Pero no es la de carea la única actividad que desarrolla el "turco-andaluz", también se utiliza como perro cazador, como perro pescador y auxiliar de los hombres del mar, y con carácter experimental, en acciones de búsqueda en catástrofes, policía, defensa de bienes y personas, etc..

En la zona Norte constituía algo habitual el ver incorporado al paisaje de lonjas y puertos pesqueros la figura de un cánido de tamaño mediano, con pelaje laneto, de gran vitalidad y con


un magnífico carácter, que ante la partida de los barcos se unía a las tripulaciones adentrándose con ellas en la mar, ése era el Perro de Agua Español. Su vínculo con el mar también lo encuentra curiosamente con los pescadores andaluces, sobre todo con aquéllos que desarrollan artes y modos de pesca cercanos al litoral, aunque no estaban ausentes tampoco de algunas embarcaciones de puertos de Huelva y Cádiz, que tenían que seguir rutas hacia caladeros Atlánticos.

Las condiciones del Perro de Agua Español en el agua son extraordinarias; es un excelente nadador y buceador, teniendo una capacidad de buceo asombrosa, pudiendo llegar hasta varios metros de profundidad.
 

En su utilización como auxiliar en la caza da muestras con carácter genérico de una boca adecuada, pero dura y que se acostumbra fácilmente al contacto con la pluma o incluso el pelo. Se presenta como un buen levantador de piezas de pelo (conejo), introduciéndose con decisión entre matorrales en su busca y respondiendo bien a la llamada de parada del conductor, al ser un animal bastante acostumbrado a cumplir con las órdenes del propietario a la primera llamada. También se le encuentra formando parte de algunas rehalas, utilizando su eficaz y demostrado buen olfato. Pero tal vez sea su función de retrievers en la que más futuro tiene, al hacer gala de unas magnificas cualidades como perro cobrador.

Con carácter genérico, por el pelo, se podía saber cuando uno de estos perros estaba en tareas puramente de pastoreo o se trataba de uno que tenía su vínculo laboral con el mar o con la caza. Los careas casi siempre estaban esquilados totalmente, y sobre todo en época coincidente con el esquileo de las ovejas, tradicionalmente el perro pastor veía pelada la zona de la cara y algo de las patas y bajos del vientre. El perro dedicado a las cosas del mar suele tener un pelado al estilo del que también tiene el Cao de Agua Portugués, que consiste en esquilarles desde la mitad del tronco
 

hasta las extremidades posteriores completas. Como cazador se le reconocía por la presentación de unas patas rasuradas, para permitirle un mejor desenvolvimiento dentro del agua en sus tareas de retrievers.

  
Email